¿Conoces el Aprendizaje Profundo?

El aprendizaje profundo tiene más de cuatro décadas. Los investigadores suecos Ference Marton y Roger Säljö (1976) acuñaron el concepto, junto con el de aprendizaje superficial en su teoría Student Approaches to Learning.

Producto de su investigación, los autores encontraron que, en diferentes momentos, los individuos utilizan una de estas dos estrategias: aprendizaje profundo (se caracteriza por integrar lo nuevo al conocimiento previo sobre un tema, favoreciendo con ello su comprensión y su retención en el largo plazo; de esta forma, se puede utilizar lo aprendido en contextos diferentes para la solución de problemas reales) o aprendizaje superficial (el individuo memoriza la información con el objetivo central de retener datos para alcanzar un objetivo, ya sea recordar la lista del supermercado o responder un cuestionario en una instancia de evaluación).

Para alcanzarlo, el proyecto pone en marcha dos grandes líneas de acción simultaneas:

        • Gestión del cambio para la generación de condiciones a tres niveles -sistema, distrito (región o jurisdicción) y centro educativo-.
        • Desarrollo de capacidades para el trabajo en cuatro dimensiones (prácticas pedagógicas, alianzas de aprendizaje, entornos de aprendizaje y apalancamiento digital).

A continuación compartimos un gráfico donde se recogen las dimensiones y las herramientas que entran en acción a la hora de implementar modelos de aprendizaje profundo:

(Puedes ampliar la imagen pulsando sobre ella)



*Extraído del análisis del Observatorio de SantillanaLAB, Aprendizaje Profundo.

Para más información, contactar con: santillanalab@santillana.com