8 claves de los mercados de contenidos de docentes

El intercambio de contenidos entre docentes con componente económico sucede en mercados digitales locales, donde los maestros encuentran contenidos gratuitos y de pago, y donde son generalmente los propios profesores los que compran los recursos pagando bien con dinero propio, bien con las asignaciones que los centros educativos tienen para materiales escolares. A continuación, resumimos en ocho preguntas las principales claves de estas iniciativas que triunfan en EEUU y Reino Unido.

1- ¿Quién vende?

El perfil del profesor que vende contenidos generalmente es el de un docente con años de experiencia, muy familiarizado con el mundo digital, con un recorrido y un banco importante de recursos ya creados, y con cierta ambición por convertirse en alguien que ayude o guíe a otros docentes. Además, según los análisis consultados, algunos de ellos disfrutan al ver cómo el esfuerzo que han realizado para generar contenidos para sus aulas, obtiene una doble rentabilidad añadida: obviamente la económica, y el ver cómo esos contenidos tienen más vidas en otras aulas y con otros alumnos.

2- ¿Quién compra?

El principal rasgo del docente que adquiere contenidos a otros profesores es la falta de tiempo para prepararlos. Suelen ser profesores que también crean sus propios contenidos pero que debido a la carga de trabajo necesitan disponer de lo ya creado por otros para completar los recursos de aula. Esto quiere decir que son clientes exigentes, que conocen perfectamente el producto que adquieren y que, además, van a contribuir a enriquecerlo en su uso personal.

3- ¿Qué se ofrece?

Recursos escolares para todas las etapas educativas y en casi cualquier formato imaginable.

4- ¿Por qué venden?

Existen distintas versiones sobre cuál es el principal argumento que lleva a un docente a vender sus contenidos digitales. La más idílica apunta a la satisfacción que alcanza un profesional al compartir con la comunidad el fruto de su experiencia y sus esfuerzos, así como para mejorar los procesos de enseñanza. La más prosaica dirige, sin embargo, a entender que los docentes buscan obtener un beneficio económico al que tienen un acceso fácil.

5- ¿Por qué compran?

Fundamentalmente por comodidad. Pero también porque tienen a su alcance, y por unos precios muy competitivos, contenidos que recogen la experiencia, el recorrido y los aprendizajes de otros compañeros que han trabajado previamente, con muchos alumnos y a través de distintas fórmulas de trabajo de aula.

6- ¿Cuál es el negocio?

Según datos de la plataforma norteamericana Teachers pay teachers, en 2016 los profesores que comercializan con ellos facturaron algo más de 100 millones de dólares. De ellos, el marketplace se quedó con lo estipulado en concepto de comisiones -entre un 15% y un 40% en función del modelo de suscripción-.  Los modelos comerciales más habituales son la suscripción a través de una cuota fija que, como vendedor, te da derecho a tener alojado el contenido, a poder promocionarlo, y a todo el servicio de compra y venta, y/o el pago de un porcentaje por cada venta. Como comprador no es necesario abonar ninguna suscripción ya que el margen de las plataformas se repercute a los vendedores.

Más allá de lo meramente económico, existen otros factores añadidos al negocio que conectan con los propios profesores. En primer lugar, estas plataformas aseguran vender la “tranquilidad” de que los contenidos tienen el sello de garantía, calidad y experiencia, que ofrece haber sido creados por otros docentes. También son numerosas las oportunidades que se les brindan a estos profesores a través del networking o de invitaciones a conferencias.

7- ¿Cómo están organizados?

Acorde al currículo. Es uno de los grandes valores que ofrecen estos servicios. 

8- ¿Y los derechos de autor?

Existen distintos modelos, pero con una característica común: los derechos son de los docentes. Luego pueden comercializarse bajo licencias que permiten que los recursos sean editados, que no lo permiten, etc.

*Extraído del análisis del Observatorio de SantillanaLAB, ¿Es el profesor la nueva editorial?

Para más información, contactar con: santillanalab@santillana.com